243 Kerwin

Una patrulla de caballeros viene al poblado buscándome.

-¿Qué ocurre? -les pregunto.

-El conde solicita hablar contigo.

-Bien. ¿Dónde se encuentra?

-En una de nuestras fabulosas trampas. -y se ríen.

Enseguida monto en mi caballo y con la patrulla nos dirigimos hacia donde se encuentra el conde.

Al llegar observo como su caballo se encuentra malherido y ambos encerrados en un foso.

-¡Sacarlos de ahí inmediatamente! -ordeno.

Una vez consiguen rescatarlos, el conde se dirige hacia mí.

-Vengo en son de paz. -pronuncia levantando las manos.

-¡Registrarlo!

Al comprobar que no lleva una sola arma encima, hago un gesto para que nos dejen solos.

-¿Qué desea?

-El nuevo rey nos ha dejado en una situación muy comprometida -se lamenta-. Hemos creado una Liga anti-tiranía para superar las adversidades, pero necesitamos materiales de los que vosotros disponéis de sobra.

-¿Qué nos ofrecéis a cambio?

-Un intercambio. Una cantidad de producto por otra. Sin engaños.

-Debéis estar de broma. ¡Nosotros tenemos cuanto deseamos! Si algo necesitamos… lo cogemos.

Continúa leyendo 244 Jonhy; la primera crónica, o visita el índice de Los reinos del sur,
la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma *