235 Simón

Parece ser que mi mandato no agrada a los ciudadanos. Los informes obtenidos por Joel son concluyentes. Sonrío, feliz. Es el deseo del emperador, mi amo.

Recibo comunicación secreta, desde Maguiltor.

-¡Excelente trabajo! -me felicita.

-Los ejércitos se deben encontrar en las puertas de vuestras ciudades.

-Les daremos una cordial bienvenida -y la risa nos domina a ambos-, como les prometimos.

-¿Para cuando movilizará sus escuadrones?

El sonido agudo de su respiración resuena como interferencia.

-Muy pronto. En cuanto se vean atrapados en Zulús.

-De acuerdo -respondo muy firme-. Esperaré ansioso ese momento.

Y cierra la comunicación.

A mi lado Joel traga saliva, lleno de terror.

-Tranquilo, tú gozarás de un trato especial.

Continúa leyendo 236 kerwin; la primera crónica, o visita el índice de Los reinos del sur,
la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma *