179 Krhisten

-No puedo permitirlo. Sé que pronto llegará mi hora y no podré evitarlo, pero mientras siga tomando las últimas decisiones del sistema, los hombres no entrarán en guerra.

-Pero Darío

-¡Es degradante! Conspiráis a mis espaldas, tomáis decisiones en mi nombre, manipuláis mis palabras… ¿Qué será lo próximo?

Su mirada se pierde en el suelo.

Sir os ha manipulado. Ha manejado los hilos del Consejo a su antojo. -pronuncia riéndose tristemente.

-¿Sir?

-Siempre es Sir, él está detrás de todo, en la sombra. Desaparece del mapa, pero que casualidad, la cabeza del Consejo decide entrar en guerra. Su mano siniestra domina con autoridad la voluntad de quien ejerce presión.

Dudo. No puede ser. La información con la que cuento fue obtenida por Jonhy, del mismo Darío. Tal vez trate de desviar la atención.

-Dime Krhisten: ¿Por qué un defensor de la paz, desea entrar en guerra?

-El nivel del virus en el aire…

-¡Eso son tonterías! Si es cierto lo que dice Sifrid, ahora que hemos eliminado al causante del veneno, no debería continuar el aumento brutal de las toxinas.

-Tenemos que erradicar cualquier amenaza. La raza gull es la causante de la destrucción del mundo según las profecías…

¡Ajá! Así que tienes intereses ocultos. No te diferencias tanto de Sir. El poder te corrompe.

-¡No! Lucho para que todos sobrevivamos. ¡Ese es mi único objetivo!

-Entonces no trates este asunto en el Consejo.

Asiento. Obedeceré aunque no comparto la decisión.

-Ah, y llévate este cadáver. -me ordena.

Continúa leyendo 180 Helen; la primera crónica, o visita el índice de Los reinos del sur,
la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma *