Saltar al contenido

Mil pedazos

18 junio, 2013

Mil pedazos es una poesía que he encontrado en una de mis antiguas libretas donde escribía mis garabatos de joven. Me ha parecido genial añadirla aquí, aunque la he arreglado para conservar la magia de la sección. De hecho el título original es La noche oscura y está incluida en Versos de una ilusión. Espero que os guste.

Siempre sueño que cuando te acercas

tus ojos negros asustan mi corazón roto en mil pedazos.

Tu sonrisa débil enciende la chispa de mis fantasías.

Te contemplo, tu pelo es la noche que invade mi alma,

tu mirada derriba barreras que nos separan

y tu cuerpo goza de una luz que ilumina mi vida.

Siempre, tus caricias como brisa de un mar eterno ante nuestra mirada,

tus besos como un fantástico anochecer estampado junto a ti.

Siempre, tu rostro sólo es el recuerdo de un sueño que te refleja,

un sueño donde cada segundo que pasa es único, único porque tú estás.

Despierto con ese corazón roto en mil pedazos,

cada trozo es un lágrima que escapa por no tenerte,

una tormenta que oscurece mi alma y aumenta el dolor.

Te recuerdo, porque sólo puedo recordarte en este infierno que es estar sin ti,

sin lo único que un día me elevó al cielo,

sin lo único por lo que merece la pena haber caído.

Te recuerdo, como un día las poesías mas bellas susurradas para mí,

como un “te quiero” sin sentido animaba un amor ya extinguido.

Y te quise, y te quiero, y si volviera a conocerte vovería a amarte,

porque eres lo mejor que me ha podido pasar:

Ver esa sonrisa aunque sea fingida,

ese calor que me falta,

esa sed que siento,

que sentí al conocerte y sólo tú puedes calmar,

con tu voz, con tus caricias, con tu mirada.

Porque te quiero, te quiero como jamás podría querer a nadie.

Eres el sentido de mi vida, mi único pensamiento, mis noches sin Luna.

Cada gesto tuyo, cada palabra, cada movimiento:

un sueño, donde despierto,

vuelves a ser mis sueños, el sueño de un sueño.

Ahora estás ahí, el corazón me late tan fuerte que parece escapar de mi cuerpo.

Pero tu voz es tan débil como en mis sueños,

y el cuerpo tan perfecto como el mejor de ellos.

Me abrazas, tu piel derrama sensaciones maravillosas,

tus labios rozan mi cuello susurrando el mas bello poema jamás contado,

tu pelo negro roza mi rostro y la magia de la noche me invade.

Tu cuerpo se estremece junto al mío,

tus manos apasionan el contacto,

tu calor es parte de mí.

Tu boca encuentra mis labios y tu lengua endulza su sabor.

Tu piel y mi cuerpo unidos,

al unísono retumban los corazones en nuestro interior.

Tu mirada se encierra en mis ojos y el tiempo se detiene.

Pero el sueño se desvanece,

mi ilusión se rompe en mil pedazos

porque sigue siendo un sueño:

sigues siendo un sueño.

El sueño que no olvidaré,

el sueño por el que vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

me encanta esta poesia, como todas las demas pero esta que habla de soñar que la persona amada esta a tu lado y se siente ese calor de tenerla al lado aunque sea un precioso y maravilloso sueño, es preciosa ya que es el sueño de muchas personas que le gustaria que le sucediese y al despertar te desilusionas ya que ves que no esta a tu lado y todo ha sido sueño del cual no quisieras despertar jamas, me ha encantado ya que algunas veces te sientes identificada

Responder

Gracias. Ya sabes que todos los martes a las 10:00 habrá una nueva poesía. Te invito a que entres a la web y la leas.

Responder