Saltar al contenido

Magia quemada

8 octubre, 2013

Para entender esta poesía debéis pensar primero en lo que se basa. Os lo diré: una novela de vampiros. Sí, un servidor además de escribir literatura fantástica, también ha escrito sobre ciencia ficción. Los vampiros se levantan con las estrellas y beben sangre de sus amantes. ¿Por qué no dedicarles una sinfonía poética? Más adelante hablaré de la novela también aquí.

Un vampiro, según mi novela, es una persona a la que le han concebido el poder de vivir eternamente y poseer una fuerza sobrenatural. Sin embargo también es una condena, porque vivir siglos y siglos arrastrando sentimientos y pasiones debe ser una tortura. Ver como la persona que amas envejece y muere y debes rehacer tu vida una y otra vez. Sin embargo Anne Rice hizo sus vampiros bisexuales, con sus características particulares y yo… he decidido hacerlos más humanos y más heterosexuales. De hecho el tema principal es el amor eterno que entre el protagonista que está perdido en el mundo oscuro y una chica a la que daba por muerta y seguía anclada en su corazón. De hecho después se martiriza por algo que no ha cometido…

Magia quemada

Azul eran tus ojos,

pues negros ahora parecen.

Fuego que en tu piel lame el deseo

de ardiente pasión.

Claros tenían que aparecer,

pues a oscuros cambiaron

y así se quedaron.

Amor que en tu cielo vuelas,

que en tus ojos oscureces.

Mares que la noche borraron,

mirada que destrozaron.

Ojos que de tanto mirar, murieron

y de tanto morir, ardieron.

Ojos que de tanto soñar

lágrimas derramaron

y de tanto sufrir,

cenizas quedaron.

Oh sí, el dolor del amor nunca muere, pero sufrirlo eternamente debe escocer como una herida que no cicatriza. Amor, pasión y muerte. Todo se reduce a esas tres palabras en las novelas de vampiros. Yo tampoco creo que esos seres deseen ir a instituto, tal vez un año por probar algo diferente, pero no año tras año. Sí es cierto que si existieran viajarían por el mundo para visitar lugares nuevos, para vivir en muerte. Ellos sólo desean sentirse vivos cuando su piel es fría y su pulso inexistente. Pero desde mi versión están más vivos que nunca, siempre sufriendo desde su soledad impuesta, siempre buscando las respuestas a la existencia. ¿Lograrán la felicidad? ¿Acaso la conseguimos nosotros? ¿Acaso si viviéramos más años lograríamos ser felices?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *