230 Fox

Los vehículos ya han estado en Tatensul y han cargado las provisiones. Ahora se dirigen hacia Rusul, Rasel y Clituck, para cargar a los guerreros. En un par de horas, como estipuló Simón, comenzarán la misión.

Recibo una comunicación de Tropolis, a cargo de Krhisten:

-¡Debes abortar la campaña!

-¿Por qué debería hacer eso? -le respondo muy serio- ¡Son órdenes estrictas del propio rey!

Simón no planea nada bueno. Ha permitido que perdamos la producción, ha erradicado la seguridad que nos ofrecía la Vieja Guarda y nos obliga a participar en una guerra con todos nuestros efectivos.

-Es Hijo del dios de la guerra, sabe lo que hace.

-¿Tan pronto habéis olvidado a Darío?

Simón nos ha aportado respuestas. ¡Ahora sabemos a qué dios debemos obedecer para salvarnos! Omit Ozak consiste en el escenario donde se desarrolla la dura prueba.

-¿Te estás oyendo? Ahora eres un religioso que obedece ciegamente las ordenes de su rey. El Gran Consejo de los Importantes se creó precisamente para evitar esto y lo ha eliminado.

-Así debe ser. Sólo así accederemos al paraíso prometido.

Continúa leyendo 231 Jonhy; la primera crónica, o visita el índice de Los reinos del sur,
la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma *