Bien, en la inspiración. El pasado siempre es un elemento más motivador -literario- que el presente que suele ser más prosáico. No te detengas.

Responder